domingo, 10 de julio de 2011

LIDERAZGO DE SERVICIO

Es frecuente que los líderes digan que aspiran a ejercer un liderazgo de servicio. Pero la pregunta más importante que hay que hacer a un líder es: ¿A quién sirves realmente? La respuesta a esta pregunta tiene muchas alternativas y si fuese sincera nos revela muchos datos sobre el carácter del líder y explica muchos comportamientos.
Modesto Maidique, profesor visitante en la Universidad de Harvard y director del Centro de Liderazgo de la Universidad de Florida propone en el boletín Working Knowledge de la Universidad de Harvard de esta semana un modelo de Liderazgo basado en el servicio. Define 6 niveles según el grado y tipo de servicio, teniendo en cuenta que, normalmente no existen líderes que pertenezcan en un 100% a un nivel, suele existir una mezcla con una tipología dominante.

Nivel
Tipología
Servicio dirigido a
Características
VI
Trascendentes
Sociedad
Los transcendentes van más allá de la organización a la que lideran, asegurándose de que la institución crece mientras contribuye al bienestar de toda la comunidad
V
Constructores
Organización
Los constructores toman decisiones que sirven para el crecimiento y desarrollo de la organización
IV
Conseguidores
Las directrices de los superiores
Los triunfadores son efectivos para lograr que se haga el trabajo. Sirven a las órdenes recibidas desde un nivel superior sin ninguna otra consideración
III
Camaleones
El viento que domine en cada  momento
Los camaleones se adaptan a su entorno y sirven al grupo en el que se encuentren en ese momento. Con frecuencia son utilizados por los demás.
II
Oportunistas
A ellos mismos
Los oportunistas no muestran ninguna consideración por su familia, amigos, organización ni por la sociedad. Sólo se sirven a ellos mismos y sólo piensan en su propio beneficio.

I
Sociópatas
A nadie
Los sociópatas son personas destructivas que no sirven ni a ellos mismos ni a los que les rodean

NIVEL 1: EL SOCIÓPATA
En la base del modelo se encuentra el sociópata que es la persona que no sirve a nadie. El Manual de Diagnóstico de los Desórdenes Mentales (DSM-III) lo describe como una persona con  desorden antisocial de la personalidad, que muestra niveles muy bajos de empatía y que termina destruyéndose a si mismo y a los que le rodean. Afortunadamente los sociópatas representan menos del 1% de la población y ejemplos de esta tipología serían Muammar Gaddafi o Hitler.
NIVEL 2: EL OPORTUNISTA

En un segundo nivel nos encontramos a un líder que sólo se sirve a sí mismo a expensas de los demás. Son las personas que siempre preguntan ¿Y con esto qué saco yo? Sus principios morales van dirigidos a la acumulación de riqueza y poder, el resto no les importa nada. Como ejemplo tenemos a Bernie Maddoff que se enriqueció de forma desmesurada a costa de dejar en la pobreza a miles de jubilados que confiaron en él o a cualquiera de los responsables de la última crisis.

 

NIVEL 3: EL CAMALEÓN

Estos son los líderes que se doblegan al viento e intentan contentar siempre al mayor número posible de personas, ya sea el grupo en el que trabajan, el partido político, los electores,…No se suelen encontrar en los puestos de alta responsabilidad de las empresas, pues su gestión es un fracaso, pero si en el ámbito político.

 

Estos tres niveles no son adecuados para el liderazgo, por lo que vamos a conocer los tres siguientes que plantean distintos abordajes del liderazgo de servicio.

 

NIVEL 4: EL CONSEGUIDOR

 

En este nivel se encuentran los directivos que suelen ocupar la cúpula de las organizaciones. Estos líderes raramente no llegan a cumplir sus objetivos, normalmente los exceden. Peter Drucker los llamaba los “monomaníacos con una misión”. Los triunfadores persiguen las metas establecidas por ellos mismos o por sus jefes sin considerar la misión general, lo que resulta su talón de Aquiles, ya que en el camino hacia el cumplimiento de sus objetivos sustituyen las necesidades globales con sus necesidades personales de triunfar.

 

NIVEL 5: EL CONSTRUCTOR

El líder que se encuentra en este nivel lucha no sólo por cumplir un objetivo sino por crear una organización. Estos líderes sirven a sus instituciones gestionando el largo plazo y no permiten ser seducidos por posibles beneficios a corto plazo. Tienen una visión clara del futuro de sus organizaciones y contagian a sus colaboradores energía, entusiasmo e integridad. Son los líderes que permiten que las organizaciones y los profesionales que en ellas trabajan crezcan y se desarrollen.
NIVEL 6: EL TRASCENDENTE:
Existe un tipo de líder que transciende al constructor. Este líder se concentra en cómo puede beneficiar a toda la sociedad. Se considera un “ciudadano del mundo” ya que se preocupa por todos. Un  ejemplo es el Dalai Lama que todas las mañanas al terminar sus oraciones se pregunta: ¿Qué puedo hacer hoy para que el mundo sea mejor? Otro ejemplo claro de este liderazgo es el que ejerce Nelson Mandela. Él es un defensor del concepto filosófico de Ubuntu que implica la necesidad de actuar con humanidad, compartir, tener cuidado y estar en armonía con toda la creación y que promueve la cooperación entre individuos, culturas y naciones. En el campo de la empresa a este concepto se le asimila con el de liderazgo social.

1 comentario:

  1. Muchas gracias Isabel, por compartir estos artículos. En mi opinión, son los líderes constructores, pero sobre todo los trascendentes, los que necesitamos para restituir el rico tejido de valores que necesita nuestra sociedad para superar esta crisis.
    Sin embargo, los comienzos del liderazgo de servicio son muy duros y a menudo confundidos con la debilidad, como fueron los de Ghandi o los del propio Mandela. Son más llamativos para muchos los líderes que coaccionan para conseguir sus objetivos, mientras arrasan las posibilidades de desarrollo de tantos otros, quizá porque nuestra memoria genética asocie aún la fuerza con la provisión de caza para el grupo. Mientras no reconozcamos esta tendencia y la superemos, seguiremos poniendo en peligro el desarrollo del verdadero liderazgo, el que consiguió casi desnudo la independencia de un gran pais o la igualdad de derechos con independencia de la raza.
    Los especialistas en sobredotación definen el liderazgo de Teresa de Calcuta como el grado superior de desarrollo intelectual, si no valoramos y cuidamos el talento, dejaremos sin cauce el potencial extraordinario y escaso que necesitamos todos.

    ResponderEliminar