domingo, 26 de abril de 2015

CLARIDAD.MENTE CLARA-MEJOR DESEMPEÑO-MEJORES RESULTADOS


Jamie Smart, consultor, autor de numerosos libros y defensor de los principios de “Innate thinking”, en su libro “Clarity. Clear mind-Better Performance-Bigger results” plantea que la claridad es el estado natural de nuestra mente, no es algo que hacemos, es algo que tenemos. Nuestra mente tiene su propio sistema de auto-limpieza capaz de guiarnos de vuelta a la claridad independientemente del estado o las circunstancias en que estemos. El problema es que cuando vamos creciendo nos van condicionando para que lo eliminemos, por lo que Smart propone adoptar el modelo de “Innate Thinking”.

Nuestra claridad mental está siendo atacada, las redes sociales, los hipervínculos, los mensajes,….consumen vorazmente nuestra atención y terminan congestionando nuestras mentes, ocasionando estrés, falta de confianza en nosotros mismos, malas decisiones y con el tiempo relaciones tirantes, metas confusas, mal desempeño y potencial no desarrollado.

Esta congestión mental, también, produce unos costes dolorosos tanto a nivel individual a nivel individual en forma de ansiedad, distracciones y conflictos como organizacional donde  van a originar el descenso de la productividad, la falta del compromiso de los profesionales y absentismo laboral por  enfermedades relacionadas  con el estrés. Pero existe, también, otro precio mayor (aunque menos visible) a pagar en términos de oportunidades perdidas y creatividad desaprovechada.
Smart plantea que para luchar contra la falta de claridad fundamentalmente hay que ser consciente de:

I.- LAS MALAS INTERPRETACIONES: LA TRAMPA OCULTA.

Una de las barreras más comunes a la claridad es el pensamiento supersticioso. Cuando una persona cree profundamente en una superstición, ésta va a condicionar sus creencias actos y forma de comportarse. Si una cultura cree en una superstición ésta se refuerza por todas partes. Por ejemplo en el siglo diecinueve se aceptaba que enfermedades del tipo del cólera o la peste estaban ocasionadas por “malos aires” o “miasmas”. John Snow, Joseph Lister e Ignatz Semmelweis fueron capaces de ver más allá de esas falsas supersticiones y crearon la teoría de los gérmenes, fundamento de la medicina moderna.

La mala interpretación que Smart llama “la rueda oculta del hámster” es la idea equivocada de que  aspectos centrales para nuestra vida tales como la seguridad, la paz, el amor, la felicidad o el éxito pueden ser facilitados o amenazados por nuestras circunstancias por algo “visible”:

“Seré feliz/mejor/triunfador/…..cuando yo….

a).- Tenga el coche/yate/ casa,,,,,- cosas

b).- Encuentre el trabajo/hobby/deporte/….adecuado –acciones

c).- Tenga la pareja/hijos/amigos,…..adecuados –personas

d).- Escriba un libro/aprenda un idioma/monte  una empresa,…- logros

e).- Pueda coger un año sabático/viajar alrededor del mundo/comer en los mejores restaurantes,…. – estilos de vida

f).- Consiga tiempo libre/libertad económica/libertad social,….- libertad

g).- Pierda peso/deje de fumar/haga deporte,…..- mejora personal

h).- Medite adecuadamente/ encuentre mi inspiración,…- espiritualidad

Estos son algunos ejemplos de situaciones que hemos podido experimentar, pero siempre sentimos que por muy cerca que estemos de alcanzarlas siempre nos falta algo, que puede que nos impida que disfrutemos plenamente de nuestras vidas o impide que vivamos la vida que realmente queremos. Hemos caído en una trampa que es muy sutil, por lo que la mayoría de nosotros no la hemos percibido.

Esta trampa de “Seré feliz cuando……”, es un ejemplo con el que la mayoría de las personas nos podemos identificar ya que caemos en ella con frecuencia. El estado y las circunstancias pueden variar pero la estructura de la superstición es la misma:

   “Seré (estado ) cuando tenga (circunstancia)”

Está basada en una estructura aún más sencilla:   Las circunstancias ocasionan los estados principales. Como piezas de Lego esta estructura simple puede utilizarse para ensamblar todo tipo de estructuras mayores:

“No podré ser (estado central) si pierdo (circunstancia)”

“Soy(estado) debido a (circunstancia)”

“No podré ser (estado) porque no tengo (circunstancia)”

Puede presentarse de diversas formas pero en el fondo estas creencias están basadas en la idea de que nuestras experiencias vitales proceden de las circunstancias, de algo relativamente visible.

Cuando el autor habla de circunstancias se refiere al entorno físico (hogar, lugar de trabajo, destino de vacaciones,….), lo que la persona hace ( trabajo, hobbies, deportes,…), técnicas que utiliza (meditación,…), objetos (casas, coches, yates,…), estatus ( puesto de trabajo, premios,…), riqueza material (dinero, acciones,…), personas (parejas, amigos, familia,…), etc.

En ocasiones tendemos a creer que hemos superado estas ideas, pero en realidad las hemos reemplazado por otras en apariencia más trascendentes:

“Seré feliz cuando cambie mis creencias limitantes”.

“Me sentiré pleno cuando sepa que mi vida tienen un sentido y que estoy realizando el trabajo que amo”.

“Seré capaz de divertirme cuando me retire”.

Las circunstancias pueden ser distintas por la estructura supersticiosa se mantiene: las circunstancias crean nuestro estado. Una vez más estamos siendo condicionados hacia un pensamiento supersticioso en el que nuestra claridad, seguridad y bienestar procede de factores externos a nosotros. El truco de la mente que nos dice que nuestros sentimientos  proceden de algo ajeno a nuestro pensamiento es persuasivo y persistente.

Para escapar de esta trampa dañina y adictiva Smart propone seguir explorando, conectar con otros, compartir los descubrimientos y profundizar en nuestro entendimiento.

II.- EL PODER DE LA PERCEPCIÓN.

“No podemos enseñarle nada a nadie, solo podemos ayudarles a que ellos vayan descubriendo”

Galileo Galilei

A la mayoría de las personas nos han enseñado a leer  escuchar y aprender para adquirir información y no para captar aspectos más profundos. Smart pone como ejemplo la diferencia entre leer para conseguir información y leer para percibir y lograr una visión más profunda. Plantea que cuando la mayor parte de nosotros leemos estamos tratando de encajar lo que estamos leyendo con lo que ya sabemos para que se ajuste en nuestra estructura cognitiva. Esto es leer buscando información que confirme lo que ya sabemos. Pero existe otra forma de leer que consiste en hacerlo de forma que deje espacio para que el conocimiento intuitivo que ya existe en nuestra mente emerja y seamos conscientes de él.

Leer para obtener información resulta útil cuando estamos evaluando datos y tomando decisiones sobre su validez. Pero el enorme incremento de la información disponible hace que si leemos de esta forma estamos contribuyendo a aumentar nuestra congestión mental y nos estamos alejando de la claridad. Una persona que lee de esta forma tiene ya “algo en la mente” por lo que ésta no se siente libre para hacer lo que sabe hacer mejor: generar pensamientos claros y frescos.


Si leemos para percibir lo hacemos sin “nada en nuestra mente” y nos relajamos y  permitimos que lo que estamos leyendo nos impacte.  Cuando leemos o escuchamos de esta manera podemos ir más allá de las palabras escritas o habladas y captar lo que el orador o autor quiere realmente decir. Permitimos que nuestro conocimiento intuitivo aflore desde el  interior de nuestra mente. Se puede manifestar de muchas maneras, como por ejemplo:

a).- La intuición que hace que sepamos que debemos tomar determinada decisión.

b).- El sentido común que nos saca de situaciones conflictivas.

c).- La intuición que nos conduce a un éxito inesperado.

d).- La percepción súbita que hace que tomemos decisiones que pueden cambiar nuestras vidas.

e).- La sensación de seguridad  que hace que hagamos  las preguntas correctas.

f).- El “momento de claridad” que hace que el adicto abandone sus adicciones.

g).- La inspiración que nos da fuerzas y energías.

h).- La sabiduría interior que nos guía a través de situaciones en las que nuestras antiguas ideas ya no sirven.

i).- La idea creativa que lleva las cosas en otra dirección.

j).- La percepción o intuición que nos ayuda a resolver un problema que parecía que no tenía solución.


El poder real para lograr claridad en nuestras mentes está en ser capaces de crear un contexto en el que el conocimiento intuitivo, aquel que ya tenemos dentro de nosotros emerja y consiga marcar una diferencia en nuestras vidas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada