miércoles, 25 de noviembre de 2015

EVITAR LOS BLOQUEOS EN LA COMUNICACIÓN PARA CREAR DIÁLOGOS SIGNIFICATIVOS


Daniel Goleman, en una entrevista publicada en  la edición del 17 de noviembre de “Leader´s Edge”, el boletín de la Sociedad Americana de Management, plantea que una de las vulnerabilidades más comunes que se presentan en las organizaciones es la comunicación, ya que el rol del líder incluye el manejar e incrementar el diálogo, pero muchos líderes actuales no están abordando las debilidades organizacionales que conducen a la ruptura del mismo. Esta situación va a ocasionar que los equipos no logren conectar entre sí, que aumenten los conflictos laborales y que importantes proyectos se interrumpan y no lleguen a buen término.

En el curso de la entrevista Goleman destaca la existencia de una serie de comportamientos y técnicas que intervienen más frecuentemente en la interrupción del diálogo, que se pueden categorizar en:

1.- BLOQUEOS PRIMARIOS:

a).- Pasividad. Ocurre cuando una parte no está comprometida, por lo que es imposible que se produzca un verdadero diálogo.

Para evitarla tenemos que prepararnos para estar completamente presentes y centrados en el diálogo, por ejemplo guardando el teléfono, establecer contacto visual y concentrar nuestra atención en lo que la otra persona está diciendo y no en lo que nosotros nos estamos preparando para decir.

b).- Falta de respeto.  Si una o ambas partes se tratan sin respeto o tratan de humillar o quedar por encima del contrario cambiará el tono de la conversación que se transformará de diálogo respetuoso a confrontación hostil.

Como técnica para evitar actuar de esta forma deberemos planificar cuidadosamente nuestras palabras y cuidar el tono de las mismas.

c).- Redefinición. Se produce cuando una pregunta no es respondida o es evitada y por tanto la transacción es redefinida. En ocasiones surge cuando reaccionamos más ante el tono que ante el contenido.

Para procurar que no aparezca este tipo de bloqueo deberemos, también, como en el caso anterior, estar pendientes del tono de nuestra voz y de nuestro estado menta y si   nos sentimos, por ejemplo frustrados o enfadados, parar, dedicar un tiempo para encontrar un estado neutral antes de comenzar una conversación complicada.

d).- Pormenorización excesiva. Surge cuando se facilitan más detalles de los necesarios y se pierde el foco en el mensaje principal.

Para dejar de lado este bloqueo debemos aprender a conocer cuándo debemos cortar nuestras intervenciones. Encontraremos que lo que primero viene a nuestra mente son las partes importantes de nuestro mensaje.

e).- La “Regla de las cuatro oraciones”. Se refiere a la máxima atención que podemos conseguir mantener en una conversación. Podemos seguirla si mantenemos nuestras declaraciones concisas, no forzando a la audiencia a dedicar mucha energía a escucharnos para evitar correr el riesgo de perder el potencial para que se establezca un buen diálogo.

2.- BLOQUEOS SECUNDARIOS.  Juegan un papel pero es menos importante que los primarios. Entre ello tenemos a:

a).- Generalización.

b).- Racionalización.

c).- Exageración.


d).- Falta de honestidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada