miércoles, 4 de mayo de 2016

NETWORKING : 4 ESTRATEGIAS DE ABORDAJE


Tiziana Casciaro, Francesca Gino y Maryam Kouchaki, en la edición de mayo de Harvard Business Review, plantean que hacer  networking es necesario y que hasta las personas que lo rechazan pueden aprender a hacerlo de forma eficaz.

Una frase que con frecuencia utilizan los ejecutivos y profesionales es: “Odio tener que hacer networking”.  La razón de ello es que les hace sentirse incómodos y hasta sucios. Aunque algunas personas, fundamentalmente las extrovertidas, sienten pasión por las posibilidades que les ofrece de interacción social, la mayoría piensan que es una actividad falsa y poco sincera y auténtica.

Pero en el mundo actual es una necesidad. Numerosas investigaciones muestran que las redes profesionales facilitan oportunidades de trabajo y negocio, incrementan el conocimiento, aumentan la capacidad de innovar y la adquisición de estatus y autoridad. La construcción y fomento de las relaciones profesionales mejora, también, la calidad del trabajo y la satisfacción en el mismo.

Estudios realizados por las autoras demuestran que ésta aversión hacia el networking se puede superar a través de 4 estrategias que ayudan a los profesionales a modificar sus patrones mentales:

1.- Centrarse en el aprendizaje. La mayor parte de las personas tienen un foco de motivación dominante, al que los psicólogos llaman patrón mental de “promoción” o de “prevención”. Los que tienen el primer patrón van a pensar en las posibilidades de crecimiento y aprendizaje que les ofrece el networking, mientras que los que poseen el segundo patrón lo consideran como una obligación por motivos profesionales.

El primer grupo establecen contactos a través de redes sociales porque quieren y se acercan a esta actividad con curiosidad y una mente abierta hacia todas las oportunidades que les puede brindar. Los que adoptan una actitud de prevención la contemplan como un mal necesario y se sienten incómodos y poco auténticos al abordarla, con lo que tienden a limitar sus contactos por esta vía con los posibles efectos negativos para su trabajo.

Las autoras recomiendan para este último grupo el que se concentren en los aspectos positivos y piensen de qué manera el hacer networking les puede ayudar para incrementar los conocimientos y habilidades que necesitan para realizar mejor su trabajo.

2.- Identificar intereses comunes. El siguiente paso para hacer que el networking sea más tolerable consiste en pensar cómo nuestros intereses y metas se alinean con los de aquellas personas con las que nos encontramos por esta vía y cómo nos puede ayudar a crear relaciones laborales más significativas.

Numerosos estudios de psicología social han demostrado que las personas establecen las relaciones más colaborativas y duraderas si trabajan juntas en tareas que necesitan de la contribución de todos.

3.- Pensar en lo que podemos aportar. Aunque no seamos capaces de identificar un interés compartido siempre podemos encontrar algo valioso que aportar. En ocasiones es complicado ya que, por ejemplo, los profesionales que se acaban de incorporar a una organización o pertenecen a minorías con frecuencia creen que tienen poco que dar y por tanto se retraen de participar en redes sociales, siendo los que probablemente obtendrían un mayor beneficio de las mismas.

En su libro, “Influence without authority”, Allan Cohen y David Bradford plantean que la mayoría de las personas creemos que tenemos pocos recursos que sean valorados por los demás. Nos centramos en las cosas tangibles y relacionadas directamente con las tareas como información, conocimientos técnicos, conexiones sociales ignorando otros aspectos importantes tales como la capacidad de reconocimiento, la gratitud o la reputación. Cuando, por ejemplo, expresamos gratitud públicamente estamos mejorando la reputación del receptor de la misma.

Si pensamos más en lo que podemos dar a los demás en lugar de en lo que podemos obtener de ellos podremos considerar que hacer networking merece la pena y que no es una actividad exclusivamente autopromocional y por tanto insincera y censurable.


4.- Buscar un propósito significativo. La intención principal es fundamental. Cualquier actividad laboral se transforma aumenta su atractivo si está ligada a un propósito elevado. Por tanto debemos enmarcar el networking en estos términos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada