miércoles, 6 de julio de 2016

10 REGLAS DE "ORO" DE LA COMUNICACIÓN DENTRO DE LOS EQUIPOS


Samuel Edwards en Inc.del pasado 30 de junio plantea que cuando se está trabajando como parte de un equipo la comunicación es fundamental. Sin ella nuestros objetivos pueden ser malinterpretados, nuestros esfuerzos pueden no ser coordinados y finalmente perdemos la oportunidad de alcanzar un resultado final cohesionado. Propone 10 reglas de “oro” para conseguir una comunicación eficaz. Son las siguientes:

1.- Promover la participación. Esta primera regla es seguramente la más importante, ya que todos los miembros del equipo deben participar activamente en las discusiones, si no lo hacen no tiene sentido que formen parte del mismo. La comunicación es más fluida cuando todos trabajan juntos, surgen más ideas, alcanzan consenso con mayor facilidad y pueden detectar posibles fallos con mayor antelación y corregirlos.

2.- Escuchar a todos. No subestimar el poder de la escucha activa. No sólo es necesario que todos los miembros del equipo hablen, deben escuchar también. De esta forma nos aseguramos de que no se pierden ideas o voces. Al escuchar demostramos que estamos valorando lo que los demás dicen, estimulando la comunicación ya que éstos se sienten reconocidos a nivel individual.

3.- Respetar a todos.  Cada miembro del equipo debe respetar al resto de integrantes del mismo. Esto implica dar a todos la oportunidad de hablar, plantear críticas de forma educada y constructiva y tener en cuenta  los sentimientos de los demás. Sin el respeto las hostilidades en el interior de los equipos pueden empezar a formarse y la comunicación fallará y con ella la sinergia dentro de los mismos. Cualquier momento de falta de respeto debe detectarse y corregirse antes de que desencadene un efecto negativo.

4.- Dar y pedir feedback.  Es necesario tener la seguridad de que nuestro mensaje es claro y se ha comprendido de forma adecuada. Al tiempo debemos comprobar que hemos entendido lo que los demás quieren decir.

5.- Fomentar la concisión. Cuanto más concisos seamos mejor, ya que estaremos forzando a los demás a centrarse, también,  en los aspectos importantes sin perder el tiempo o enredarse en detalles secundarios.

6.- Seleccionar los canales adecuados. Si elegimos un formato inadecuado para una discusión esta puede fracasar desde el primer momento.

7.- Aprender unos de otros. Cada miembro de un equipo tiene una experiencia única, con fortalezas y debilidades. Cuanto más aprendamos unos sobre otros mejor nos comunicaremos, seremos capaces de anticipar las perspectivas, saber qué preguntas tenemos que hacerles y aprenderemos cómo complementarnos unos con otros a la hora de explorar nuevas ideas.

8.- Hacer preguntas. Es una buena idea hacer preguntas dentro del equipo aunque pensemos que conocemos todas las respuestas. Las preguntas inspiran más discusiones y tienden a gravitar hacia áreas que no hemos explorado en su totalidad. Plantear preguntas del tipo: ¿Cómo podríamos hacer esto? o ¿Por qué piensas que esto no va a funcionar? estimula la reflexión  de sus ideas y conduce a conversaciones más ricas y fructíferas.

9.- Aceptar las discrepancias. Debemos ser capaces de asumir que no todos los miembros del equipo llegarán a las mismas conclusiones. Tenemos que planificar el que al menos una persona no va a entender las cosas de la misma forma y puede mantener una postura que puede estar equivocada. De esta forma evitaremos las sorpresas cuando ocurra y nos da una justificación para realizar un seguimiento con el grupo en el futuro.


10.- Sintetizar de forma tangible. Cualquier discusión en grupo cuando finalice tenemos que resumirla y recoger los acuerdos a los que se ha llegado dentro del grupo. Debemos elaborar una lista o un documento tangible que el equipo pueda tener como referencia para conocer los pasos que se tienen que dar en el futuro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada