domingo, 14 de octubre de 2012

RE-ENCUENTROS CON LA HISTORIA III. LA REACCIÓN EN LOS MOMENTOS EN LOS QUE INTERVIENE EL ESTADO ANÍMICO. HERNÁN CORTÉS: LA CONQUISTA DE MÉJICO




El pasado 9 de octubre se celebró, en la sede de la Fundación Areces de Madrid, dentro del ciclo  “Ciclo Re-encuentros con la Historia”, organizado por APD y la Fundación International Studies, la cuarta sesión titulada:“La reacción en los momentos en los que interviene el estado anímico. Hernán Cortés: la conquista de Méjico”.

Francisco Pérez Paz, Capitán de Fragata de la Armada, diplomado de Estado Mayor y actualmente profesor del departamento de Organización y Liderazgo de la Escuela Superior de las FAS, tituló su ponencia:"Hernán Cortés ¿Un modelo de conquistador y liderazgo?"

Comenzó  con un breve análisis del contexto histórico en el que se produjo la conquista de Méjico en el que resaltó que en la década de 1520 entre otros eventos se produjeron el inicio de la revolución económica debida a los flujos de oro que llegaban a Europa procedentes del Nuevo Mundo y por las exploraciones, tales como la primera vuelta al mundo.

El conferenciante destacó que Hernán Cortés era el prototipo de  hidalgo extremeño con mentalidad castellana y que reunía una serie de cualidades que le convirtieron, en esta etapa de su vida en un líder carismático:

1.- Firme convicción de que podía alcanzar las metas que se proponía.

2.- Espíritu de equipo, que se fortalecía por:

a).- Su capacidad de compartir los triunfos con sus hombres y de asumir los fracasos como propios.

b).- Ejercer el liderazgo sin afán de notoriedad.

c).- Luchar junto a sus hombres en el combate.

3.- Fomento de relaciones  de confianza, en dos vertientes:

a).- Capacidad de confiar en su equipo.

b).- Generación de confianza en sus hombres: aceptación de debates y opiniones contrarias, delegación,…

4.- Ser un genio militar, que se demostraba por:

a).- Capacidad técnica admirable para la organización y preparación de su ejército, así como para la adecuada utilización de los medios de los que disponía. Gran estratega.

b).- Iniciativa para adelantarse a los acontecimientos.

c).- Habilidad política. Tenía un profundo conocimiento de la legislación y del funcionamiento de las instituciones.

d).- Dotes de negociador. Contaba con una gran capacidad para explotar las disputas entre las distintas tribus y para alcanzar alianzas contra los aztecas. Utilizaba su gran capacidad negociadora para evitar conflictos entre sus tropas. 

e).- Habilidad para captar e identificar las oportunidades que ofrecía  la información obtenida de fuentes expertas.

f).- Poder de persuasión que se demostró por ejemplo cuando logró que la decisión de quemar las naves, para no tener más remedio que seguir adelante, fuese una decisión compartida por todos  o cuando consiguió la adhesión a su ejército de las tropas enviadas en su contra por su enemigo el gobernador de Cuba.

Francisco Pérez habló, también, de los límites de ese carisma que se manifestaron por  una serie de desafortunadas acciones, entre las que destacó la expedición de las Hibueras :

1.- Inadecuada elección de los mandos: Hernán Cortés quiso conquistar Las Hibueras (actual república de Honduras) para aprovechar todas las riquezas que tenía esta tierra y para ello envió en el año de 1524 al mando de su capitán Cristóbal de Olid,  cinco navíos y un bergantín, a bordo de los cuales iban 400 hombres, suficiente artillería, armas y municiones, además de ocho mil pesos oro para comprar en Cuba caballos y bastimentos.  Cristobal de Olid conspiró con el principal enemigo de Cortés, Diego de Velázquez, gobernador de Cuba para quedarse con las tierras que conquistasen, aunque la campaña la sufragaba Cortés. Éste  responde montando  una segunda expedición en junio de 1524 al mando de su primo Francisco de las Casas, en cinco navíos y con cien hombres con órdenes de capturar  y castigar al traidor. Fracasaron en su objetivo pero posteriormente, amigos de Cortés en una cena tomaron prisionero a Cristóbal de Olid y lo degollaron. 

2.- Precipitación y errónea elección de las rutas: Hernán Cortés, sin esperar a saber lo que había ocurrido con la segunda expedición, emprende por tierra rumbo a Las Hibueras en compañía de un gran ejército. La ruta elegida se caracterizaba por atravesar selvas, ríos y agrestes sierras por lo que sufrieron diversas penalidades hasta que Cortés se enteró del asesinato de Cristobal de  Olid y decide volver a Méjico.

En la segunda parte de su intervención, Francisco Pérez, se refirió a las características que tiene  el  liderazgo proactivo en la Armada, que se intenta que se extienda a todos los niveles de la organización. Diferenció entre:

1.- Cualidades: integridad moral, lealtad, disciplina, confianza, afán de superación, iniciativa, adaptabilidad, visión de futuro, resolución, valor, presencia de ánimo, seguridad en uno mismo, optimismo, empatía, responsabilidad y sentido del deber y espíritu de sacrificio, entre otras. 

2.- Actitudes, que conducen hacia: generación de confianza, aproximación y preocupación por el subordinado, establecimiento de objetivos, mejora continua, fortalecimiento de espíritu de equipo, creación de un entorno de trabajo agradable y fomento de la cultura corporativa.

Finalizó su conferencia resaltando que estas características las reunía en gran medida Hernán Cortés, excluyendo fundamentalmente a la integridad moral.

Benito Díaz de la Cebosa tituló su ponencia: “Hernán Cortés, la actitud, liderazgo y determinación de un emprendedor” para explicar los aspectos centrales de su intervención en la conquista de México. 

Empezó recordando la infancia y juventud de Hernán Cortes en su ciudad natal, Medellín (Badajoz), de los que destacó los  dos años de estudios de leyes en Salamanca, tras los cuales, a los 19 años,  viajó a La Española (actual Santo Domingo) donde ejerció como notario y escribano durante unos años, para posteriormente participar en la conquista de la isla de Cuba,  dirigida por Diego de Velázquez , de quien recibió tierras y esclavos en la isla. Llegó a ser nombrado alcalde de Santiago de Cuba, aunque fue después encarcelado por el gobernador, acusado de conspirar en su contra. Liberado, se casó con la cuñada del propio Diego Velázquez. 

El ponente se centró, más tarde en la reconstrucción de los principales hechos que llevaron a la conquista de Méjico  y posterior retirada, resaltando el juego político que se estableció entre Hernán Cortés y Moctezuma, en el que el primero quiere tomar la capital pero finge que no pretende hacerlo y el segundo quiere que llegue a la capital para exterminarle  allí.

Destacó las características de la  figura de Moctezuma y del liderazgo que ejerció. El gobierno de éste se caracterizaba por la opresión del pueblo y de los nobles debida a los altos tributos, que ocasionaban frecuentes sublevaciones. Moctezuma era un líder dispuesto a todo, que utilizaba la perfidia y traición si lo consideraba necesario. Era fuerte, serio, distante, consciente de su poder, sabía expresarse muy bien. Era muy religioso y un buen guerrero. Con frecuencia se mostraba tirano, especialmente con los nobles, lo que ocasionaba que fuese muy impopular y odiado, tanto por los nobles, como por los plebeyos y aliados, que no se fiaban de él.  Los únicos que tenían privilegios eran los sacerdotes. Él se consideraba un dios. Cuando fue asesinado  nadie quería hacerse cargo de su cuerpo por los sentimientos de odio y desprecio que logró despertar en sus coetáneos. 

Con respecto a Hernán Cortés, coincidiendo con Francisco Pérez resaltó que era alto, atlético, tenía buena imagen, era serio, educado, astuto y tenía una gran capacidad de motivación, siendo un líder carismático en la época de la conquista de México. También destacaba por ser diestro en armas y buen jinete.  

No tuvo interés en aprender  las lenguas de los pueblos indígenas y al final de su vida cambió y sólo se mostraba generoso con los poderosos. A su muerte se encontraba solo y despreciado.

Como conclusión de su intervención Benito Díaz de la Cebosa destacó que el imperio Méxica cayó por las debilidades internas y conflictos que existían entre la triple alianza ( las tribus que lo constituían)  debido en gran parte a la tiranía de su líder Moctezuma y a la actuación de Hernán Cortés que supo:

1.- Ser un gran estratega, al fijarse un único objetivo: tomar la capital para así lograr que cayese el imperio.

2.- Demostrar dotes tácticas, al combinar tropas españolas e indígenas.

3.- Solucionar conflictos internos, en muchos casos pagando a los descontentos.

4.- Mostrar gran determinación para aprovechar las situaciones: debilidad del imperio por la tiranía, negociar alianzas con descontentos,….

5.- Ser astuto, entendido como la capacidad de engañar y no ser engañado.


 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario