miércoles, 22 de mayo de 2013

LA IMPORTANCIA DE RECORDAR LOS NOMBRES



El pasado 4 de mayo la edición digital  de la revista Forbes incluía unas reflexiones de Darlene Price, autora de "Well Said! Presentations and Conversations That Get Results", en las que destacaba la importancia de recordar los nombres de nuestros interlocutores en una conversación ya que todos somos conscientes de que siempre hacemos el esfuerzo de recordar aquello que nos resulta importante. Si no recordamos su nombre puede resultar no sólo, por lo tanto, embarazoso sino insultante, especialmente si nos lo han recordado en más de una ocasión. Pensarán que su nombre es irrelevante para nosotros aunque nosotros conscientemente no lo sintamos así, pero tenemos que tener en cuenta que la percepción de una persona es su realidad.

Cuando conocemos a alguien y dedicamos el tiempo y el esfuerzo para aprender y recordar su nombre  le estamos transmitiendo un mensaje positivo y a su vez recordará el nuestro, lo cual es muy importante ya que os profesionales  suelen relacionarse y hacer negocios con aquellas personas en quien sienten que pueden confiar y les gustan. Aprender el nombre de nuestro interlocutor es el primer paso y más básico para demostrar respeto para construir una relación constructiva.

La autora resalta la importancia de recordar los nombres para crear una situación en la que todos ganan, ya que por una parte la otra parte se va a sentir importante y valorada porque les estamos demostrando que son especiales para nosotros y por otro lado nosotros ganamos porque nos respetarán y admirarán porque les estamos haciendo que se sientan bien.

Price plantea que en numerosas ocasiones buscamos excusas para no hacer algo que parece sencillo y obtiene tan buenos resultados, del tipo: mala memoria, no puedo recordar nombres, estoy muy ocupado,.., que no tienen justificación. Según la autora existen tres claves para vencer estas barreras y recordar los nombres:

a).- Comprometernos de forma deliberada y consciente en la mejora de esta habilidad. Convencernos de que es lo suficientemente importante como para merecer el esfuerzo. Plantearlo como un reto a alcanzar.

b).- Cambiar nuestra actitud. No debemos volver a pensar o decir que no somos capaces de recordar los nombres ya que estamos reforzando un pensamiento negativo. Tenemos que decirnos a nosotros mismos que cada vez estamos consiguiendo recordar más nombres y que nos estamos divirtiéndonos al hacerlo. 

c).- Practicar. Recordar los nombres puede ser tanto una habilidad adquirida como un talento.

Darlene Price recomienda 6 técnicas a aplicar en el momento que conocemos a alguien para asegurarnos de aprender y recordar los nombres de nuestros interlocutores:

1.- Centrarnos en la persona. En el momento en el que nos encontremos con alguien concederle toda nuestra atención y conseguir que nuestra prioridad sea aprender su nombre y escucharle. Mirarle a los ojos, sonreírle y escuchar atentamente sin distracciones. 

2.- Repetir su nombre en voz alta. Al repetir los nombres es más fácil recordarles. al conocer a una persona la autora recomienda que digamos su nombre en dos ocasiones al menos: primero como una pregunta para confirmar que lo hemos entendido correctamente y segundo para comenzar la conversación.

3.- Hacerle una pregunta. De esta forma le estamos dando a nuestro interlocutor la posibilidad de hablar y a nosotros de recordar su nombre, al tiempo que estamos transmitiendo el mensaje de que nos importa y de que queremos aprender más cosas sobre él. Una de las razones por la que olvidamos los nombres es porque preferimos hablar de nosotros.

4.- Repetir su nombre de forma silenciosa. Mientras la otra persona está contestando a nuestra pregunta repetir su nombre en nuestra mente al menos diez veces mientras le escuchamos.

5.- Asociar su nombre con algo que nos resulte familiar. 

6.- Concluir la interacción pronunciando su nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario