miércoles, 7 de mayo de 2014

CLAVES PARA DETECTAR EL LENGUAJE VERBAL Y CORPORAL DE LOS MENTIROSOS





Lillian Glass, analista del comportamiento y experta en lenguaje corporal, que ha trabajado en el FBI para detectar señales de engaño, en su libro “El lenguaje corporal de los mentirosos” (”The body language of liars”) mantiene que si queremos percibir si alguien está mintiendo, primero debemos entender y conocer cómo actúa normalmente esa persona y luego hay que prestar especial atención a las expresiones faciales, el lenguaje corporal y los patrones de expresión verbal.


Entre las señales más llamativas tenemos según Glass que los mentirosos:


1.- Cambian rápidamente  la posición de la  cabeza. Si observamos que alguien súbitamente mueve la cabeza cuando le hacemos una pregunta directa y antes de respondernos,  es posible que se disponga a  mentir.


2.- Alteran el  ritmo de la respiración (empiezan a respirar con fuerza de forma refleja), con elevación de los hombros y cambios en la voz, que se torna poco profunda. Parece como si les faltase la respiración porque su ritmo cardiaco se altera. Están nerviosos y tensos al mentir.


3.- Se mantienen muy quietos. Aunque cuando estamos inquietos solemos movernos nerviosamente, Glass recomienda que nos fijemos en las personas que no se mueven y permanecen hieráticas preparándose para la confrontación. Cuando mantenemos una conversación normal es natural que movamos el cuerpo de forma relajada e inconsciente, por lo que si vemos que nuestro interlocutor adopta una postura rígida con frecuencia significa que algo pasa y que debemos estar alerta.


4.- Repiten las palabras o las frases, para intentar convencernos y convencerse a si mismos. Intentan validar la mentira en su mente. La repetición es también una forma de obtener tiempo para ordenar sus ideas.


5.- Facilitan mucha información. Cuando alguien nos da demasiada información que no hemos solicitado y con un exceso de detalles existe una alta probabilidad de que no nos estén contando la verdad. Los mentirosos con frecuencia hablan mucho con la esperanza de que con su verborrea y su actitud aparentemente abierta los demás les crean.


6.- Tocan o cubren su boca. Una señal que delata a un mentiroso es que éste de forma automática cubrirá su boca con sus manos cuando no quieren abordar una situación o contestar a una pregunta. Cuando los adultos ponen sus manos sobre sus labios significa que no nos quieren decir la verdad y están cerrando las vías de comunicación.


7.- Tapan  de forma instintiva partes del cuerpo vulnerables (garganta, pecho, cabeza o abdomen).


8.- Arrastran los pies. Es un signo de que el mentiroso potencial no está cómodo y está nervioso y muestra que quiere abandonar la situación y marcharse.


9.- Tienen dificultades para hablar porque en momentos de estrés disminuye la producción de saliva y la boca se seca. Otra señal a observar es si la persona frunce los labios.


10.- Miran fijamente, casi sin pestañear. Cuando alguien miente es común que rompa el contacto visual, pero también puede tratar de mantener el contacto visual en un intento de controlar y manipular a su interlocutor. Glass recomienda también que estemos alerta al parpadeo rápido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada