miércoles, 15 de julio de 2015

EL PAPA FRANCISCO Y LOS BENEFICIOS DEL LIDERAZGO DE SERVICIO EN LAS NEGOCIACIONES


Alex Green en el boletín”The negotiation insider” del Programa de Negociación de la Universidad de Harvard, del pasado 2 de julio, destaca  los beneficios del liderazgo de servicio en las organizaciones a través del análisis de la presentación y repercusiones de la última encíclica del Papa Francisco I  sobre el cambio climático.
En cualquier negociación es importante tener claros los aspectos a tratar y que todas las partes relevantes estén reunidas. El problema se encuentra en que, con frecuencia, esto es más fácil decirlo que hacerlo. El buen liderazgo ayuda a conseguirlo pero siempre existe el riesgo de que una personalidad fuerte distraiga de lo que verdaderamente importa. En la última semana de junio el Papa Francisco mostró como un determinado tipo de liderazgo: el de servicio, puede tener la habilidad única de ayudar a enmarcar los términos de una negociación, acoger a grupos de interés que de otra forma no intervendrían y lo más importante mantener el foco de la negociación en los verdaderos intereses.
Los debates sobre cómo abordar el cambio climático han conducido a algunas de las mayores negociaciones a nivel mundial, desde la cumbre de Rio a negociaciones sobre el futuro del Ártico. Preocupado por las abrumadoras evidencias sobre los efectos del cambio climático el Papa Francisco cree que se debe actuar pero es consciente de que se enfrenta a numerosas barreras, como el hecho de que muchos gobiernos y empresas  se muestren  reacios a disminuir las emisiones de carbono o de que algunos políticos incluso cuestionen la existencia del cambio climático.
Con el fin de plantear una nueva discusión sobre este tema el Papa Francisco presentó el pasado 25 de junio una encíclica, dirigida a los católicos del mundo en la que atribuye de forma específica el cambio climático a las actividades humanas e implora a sus fieles que tomen medidas para evitar el colapso del clima.
El Papa es un líder poderoso pero tiene que negociar con distintas partes que tienen opiniones distintas si quiere lograr alcanzar los resultados que busca. Para hacerlo está utilizando lo que los expertos llaman el liderazgo de servicio para influir en las acciones de los demás. Las actuaciones del Papa en este sentido se centran en:
1.- Demostrar que los intereses importan, no las posiciones. Los expertos negociadores aconsejan a las distintas partes que intervienen en una negociación a mirar más allá de las posiciones para centrarse en los intereses que están detrás de éstas. Al presentar esta encíclica a los católicos en lugar de enviar un mensaje abierto a otros líderes el Papa está destacando que el cambio climático es un asunto directamente relevante para su fe y para la fe de los católicos.
En las negociaciones complicadas las personas cuestionan con frecuencia la razón por la que algunas partes están presentes. El liderazgo de servicio puede ayudar a centrar la atención en los intereses más que en las personalidades que los representan. Al considerar el cambio climático como un asunto relativo a la fe el Papa evita que se interprete que está interfiriendo en temas políticos (posiciones) y enmarca la discusión alrededor del tema que más le preocupa (intereses).
2.- Expandir el sentido del valor. Cuando las partes se centran en las posiciones normalmente obtienen malos acuerdos y no obtienen todo el valor posible de los mismos. Para conseguir obtener el máximo de un acuerdo tenemos que comenzar por poner a las personas adecuadas de nuestro lado. Muchas personas, incluyendo muchos católicos, nunca han reflexionado sobre la relación entre la actividad humana y el cambio climático. La encíclica pretende cambiar la percepción de los católicos al hablar del impacto de su forma de vida en el deterioro climático. El Papa ha buscado expandir la forma en que los individuos perciben el valor potencial de abordar el cambio climático al ligarlo a un conjunto más amplio de valores colectivos.
3.- Involucrar a todas las partes y despertar expectativas. De muchas maneras el liderazgo de servicio significa el liderar por medio del ejemplo. Siempre es importante conseguir implicar a las personas adecuadas en una negociación, pero también es crucial presentar unas expectativas correctas de cómo pensamos que van a obtener el mejor resultado. El Papa no sólo está implorando a los católicos que se involucren en la negociación por el cambio climático, sino que les está prometiendo que les va a liderar durante todo el proceso. Con la encíclica no sólo ha comunicado que éste es un tema en el que todos los católicos tienen que intervenir activamente, también ha descrito con detalle las formas en las que él piensa que pueden  alcanzarse los objetivos.
4.- Saber cuándo ceder. Siempre es complicado decidir cuándo hacer la primera oferta y cuándo dejar que la otra parte lo haga antes. Al relacionar el cambio climático con la actividad humana el Papa, está, de muchas manera, haciendo el primer movimiento, lo cual puede tener un poderoso efecto porque puede influir en la forma en que las personas van a ver, durante mucho tiempo, los términos de una negociación. Tiene el inconveniente de que perdemos la oportunidad que obtenemos si dejamos que la parte contraria hable primero de conocer los aspectos que valoran en la negociación.
El liderazgo de servicio al estar fundamentado en fuertes convicciones confía en haber  identificado los asuntos correctos por lo que no tiene problemas, como ha demostrado el Papa Francisco  en comenzar a plantear la responsabilidad que tenemos todos los individuos de evitar los efectos nocivos del cambio climático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada