domingo, 25 de noviembre de 2012

"LA SEMANA LABORAL DE 4 HORAS" I





Timothy Ferriss en su libro "La semana laboral de 4 horas" plantea que no hace falta trabajar más, sino trabajar mejor. Propone un proceso para lograr reinventarnos, en el que señala los diferentes aspectos  que tenemos que considerar con respecto  a nuestro estilo de vida. Los pasos que sugiere son:

I.- DEFINICIÓN:

En este apartado incluye sus fundamentos para el diseño de una vida nueva y presenta las siguientes ideas:

1.- Diferenciar entre el ir en contra de lo establecido y ser tonto. Lo diferente es mejor cuando es más efectivo o más divertido. Si todo el mundo resuelve un problema de una manera con resultados deficientes, es hora de preguntarse lo que ocurriría si se hiciese lo contrario. No hay que seguir un modelo que no funcione. 

2.-El interés y la energía son cíclicos. Alternar períodos de actividad y de descanso es necesario para sobrevivir, no digamos para crecer. 

3.- Hacer menos no es vagancia. Hacer menos trabajo fútil para concentrarse en cosas de mayor importancia para uno NO es pereza. Esto nos resulta difícil de aceptar porque  nuestra cultura recompensa el sacrificio personal en lugar de la productividad personal. Tenemos que concentrarnos en ser productivos no en estar ocupados. 

4.- Nunca es buen momento. Para la mayoría de las cosas importantes, el momento siempre es pésimo. si algo es importante para nosotros y queremos "hacerlo algún día" hay que hacerlo y corregir el rumbo mientras caminamos.

5.- Mejor pedir perdón que pedir permiso. Si no vas a destrozar a quienes te rodean, inténtalo y luego justifícate. si el daño potencial es moderado o reversible, no debemos dar  a los demás la oportunidad de decirte que no. La mayoría de la gente se apresurará a detenernos antes de empezar, pero dudarán en intervenir si ya nos estamos moviendo.

6.- No debemos esforzarnos en corregir nuestras debilidades, tenemos que potenciar nuestras fortalezas. la mayoría somos buenos en unas cuantas cosas y desastrosamente malos en otras muchas. Se trata de elegir entre multiplicar resultados ayudándonos en nuestras fortalezas o incrementar el grado de mejora fortaleciendo nuestras debilidades para, como mucho, alcanzar un nivel mediocre.  

7.- Las cosas llevadas al exceso se convierten en lo contrario. En exceso, muchos empeños y posesiones se convierten en sus opuestos ( los pacifistas se convierten en militantes, la ayuda se transforma en molestia,...). Por consiguiente , al hablar de diseño de vida no interesa crear un exceso de tiempo ocioso, sino de utilizar el tiempo libre de forma positiva. 

8.- El dinero por sí mismo no es la solución. "Si tuviera más dinero" es la manera más fácil de posponer realizar una autocrítica profunda que nos lleve a tomar las decisiones necesarias para crear una vida de la que disfrutar ahora y no después. 

9.- El "distrés"( conjunto de estímulos dañinos que nos debilitan)  es malo, el "eustrés" (estrés sano que constituye un estímulo para crecer) es bueno. Quienes evitan las críticas fracasan. hay que evitar la crítica destructiva, no toda forma de crítica. No se puede avanzar sin "eustrés" y cuanto más podamos crear o aplicar a nuestra vida, antes haremos nuestros sueños realidad. El secreto está en distinguir uno del otro.

10.- Definir nuestros miedos equivale a vencer nuestros miedos. 

11.- Desenmascarar el miedo disfrazado de optimismo. El miedo tiene muchas facetas. La mayoría de los inteligentes del mundo lo disfrazan de la negación optimista, pero las cosas y situaciones no se arreglan solas. Si nos estamos engañando a nosotros mismos, es hora de parar y planificar como cambiar.

12.- Hacer lo insensato es más fácil que hacer lo sensato. Si creemos que podemos hacerlo es más fácil conseguirlo.  Las metas insensatas y poco razonables a veces son más fáciles de conseguir porque suponen un estímulo que proporcionan el aguante necesario para superar las inevitables dificultades y tribulaciones que acompañan a la consecución de cualquier meta. Las metas realistas, las encuadradas en el grado de ambición medio, no motivan y ante la primera dificultad, es fácil abandonar. Si la recompensa potencial es mediocre o media, es más difícil esforzarse. 

13.- Plantear qué es lo que realmente nos hace ilusión. Ilusión es el sinónimo llevado a la práctica de felicidad y es lo que debemos aspirar a conseguir. El aburrimiento es el enemigo.

14.- Corregir el rumbo. Para ello el autor sugiere utilizar el “onirograma” que consiste en poner plazos de consecución a lo que podemos considerar nuestros sueños. Se parece mucho a fijar metas, pero difiere en varios aspectos fundamentales: 

a).- Las metas pasan de ser deseos ambiguos a pasos bien definidos.

b).- Para ser eficaces las metas no pueden ser realistas. 

c).- Pretende encontrar actividades que llenan el vacio que se produce al reducir las horas de trabajo.
Ferriss señala que trazar nuestro propio “onirograma” es un proceso divertido, pero también difícil y que cuanto más nos cuesta hacerlo, es signo de que realmente lo necesitamos. Como ayuda propone utilizar formularios que se pueden encontrar en su blog: www. four-hourblog.com.

15.- Las acciones más importantes nunca son cómodas. Si queremos vivir de forma distinta, necesitamos tomar decisiones y proponer soluciones en lugar de pedirlas para obtener las respuestas que deseamos.

II.- ELIMINACIÓN:

En este paso pretende el autor que reflexionemos para lograr cargarnos lo que él llama “la obsoleta noción de la administración del tiempo”. De este apartado propone extraer el primero de los ingredientes del diseño de una vida de lujo: el tiempo.

Estar ocupado suele ser un pretexto para evitar unas pocas acciones incómodas que son las que de verdad importan. Si queremos convencernos de que estamos agobiadísimos las opciones son infinitas.
En el proceso e liberación de las tareas inútiles es necesario en primer lugar definir algunos conceptos:

1.- Ser eficaz frente a ser eficiente. Ferris describe la eficacia como hacer cosas que nos acerquen a nuestras metas, mientras que ser eficiente sería llevar a cabo una tarea determinada (independientemente de que sea importante o no) de la manera más económica posible. Ser eficiente sin pensar en la eficacia es el modo en que el universo funciona por defecto. No debemos olvidar las siguientes obviedades:

a).- Hacer algo intrascendente bien no lo convierte en importante.

b).- Exigir mucho tiempo no convierte a una tarea en importante.

No podemos olvidar que lo que hacemos es más importante que cómo lo hacemos. La eficiencia es importante pero es inútil si no la aplicamos a lo correcto.

2.-Aplicar la Ley de Pareto para pensar:

a).- Qué 20% de causas son responsables del 80% de mis problemas y de mi infelicidad?

b).- ¿Qué 20% de causas producen el 80% de mi felicidad y deseos cumplidos?

El propósito es encontrar dónde están nuestras ineficiencias para eliminarlas y detectar nuestras fortalezas para multiplicarlas.

3.- Considerar la Ley de Parkinson. Ésta dice que una tarea crecerá en importancia y complejidad (percibidas) en relación con el tiempo asignado para llevarla a cabo. Es la magia del fin inminente del plazo. Si tenemos poco tiempo para realizar una tarea nos concentraremos en lo esencial. Esta circunstancia  plantea un fenómeno muy curioso en relación con estrategias de aumento de la productividad: 

a).- Limitar las tareas a las importantes para trabajar menos tiempo (80/20)

b).- Acortar el tiempo de trabajo para limitar las tareas a las importantes (Ley de Parkinson).

La mejor solución es usarlas juntas, detectando cuáles son las pocas tareas fundamentales y establecer plazos cortos para realizarlas.

4.- Tener siempre en cuenta que el secreto para tener más tiempo es hacer menos cosas y que para llegar a esta situación ayuda:

a).- Escribir una lista de cosas que hacer.

b).- Escribir una listas de cosas que no hay que hacer. 

5.- Cultivar la ignorancia selectiva. Es fundamental aprender a hacer caso omiso o a redirigir toda la información e interrupciones que sean irrelevantes, intrascendentes o que no sirvan para hacer algo. El primer paso consiste en elaborar y seguir una dieta hipoinformativa, ya que los trabajadores del conocimiento consumen datos en exceso y procedentes de fuentes en ocasiones erróneas. Otras estrategias son :

a).- Adquirir el hábito de preguntarnos si la información la vamos a utilizar para algo importante y con carácter inmediato.  

b).- Practicar el arte de no terminar. Aprender a aceptar que empezar algo no significa automáticamente terminarlo aunque no aporte ningún valor.

6.- Interrumpir las interrupciones. Para el autor una interrupción es cualquier cosa que impide completar una tarea crucial de principio a fin. Plantea tres clases de “delincuentes” que suelen cometer el delito:

a).- Malgastadores de tiempo: cosas de las que se puede hacer caso omiso con pocas consecuencias o sin ellas. Las más normales son: reuniones, conversaciones, llamadas telefónicas y correos electrónicos intrascendentes.

Para evitarlos Ferriss propone dificultar el acceso de los demás y canalizar toda comunicación hacia la acción inmediata. Destaca los siguientes pasos a dar:

·         Reducir el consumo y la producción de correo electrónico.

·         Filtrar las llamadas entrantes y reducir las salientes.

·         Dominar el arte de la negativa y aprender a evitar las reuniones.

b).- Consumidores de tiempo: tareas o peticiones repetitivas que tienen que realizarse o atenderse pero que suelen interrumpir el trabajo de importancia superior. Entre ellas tenemos leer y contestar correos, hacer y devolver llamadas, telefónicas, informes, recados personales, todo tipo de acciones y quehaceres necesarios que se repiten en el tiempo.

El autor sugiere que para vencerlos hay que hacer tandas y no vacilar. Reservar un tiempo delimitado para realizarlas tareas recurrentes con un frecuencia determinada evita perder el tiempo por las interrupciones frecuentes.

c).- Falta de delegación de responsabilidades: casos en los que alguien necesita de una aprobación para permitir que se haga una nimiedad. 

Una forma de no caer en ella consiste en ocuparnos procurar que los que nos rodean aprendan a ser eficaces y eficientes.
.

2 comentarios:

  1. Hola! queria colaborarles enviandoles algunas frases del autor leandro viotto que figuran en su libro las voces del exito;

    - El éxito significa ni más ni menos que trascender. Una persona que progresa, de por sí alcanza una cuota de éxito.

    - El futuro no te busca, te espera.

    - El mundo que viene no puede ser el que esperamos, debe ser el que soñamos

    - Ser joven es, por sobre todo, ser idealista. Los idealistas son la comuna vertebral del mundo.
    Lo hacen andar, le dan sentido.

    - No te distraigas con pequeñeces. El mundo gira a la velocidad del tiempo y llegará el momento
    en que te des cuenta cuánto ha pasado y te preguntarás en tal caso cómo te recordarán, pero
    fundamentalmente quienes.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy bueno! Os dejo un video resumen del libro de Tim Ferris. Ameno y muy bien explicado: https://youtu.be/gYnTROvHk_0

    ResponderEliminar