jueves, 20 de febrero de 2014

EQUIPOS AUDACES





Brian Cole Miller, consultor y autor de diversos libros sobre trabajo en equipo, como “Nice Teams Finish Last”, en el boletín de la American Management Association del pasado 11 de diciembre plantea que existen equipos agradables pero que a veces lo son en demasía y otros que son feroces que en ocasiones también se exceden y que ambos representan dos extremos del trabajo en equipo, siendo los equipos audaces los que se encuentran en un punto medio.
El autor propone que existen siete verdades sobre los equipos audaces que contribuyen a que alcancen éxitos. Éstas son:
1.- Los miembros del equipo ofrecen feedback de la actuación de los demás, tanto positivo como constructivo. Son conscientes de que éste último tipo es crítico para mejorar, pero que se debe hacer de una forma que no resulte ofensiva sino colaboradora. Los integrantes del equipo deben ser directos y honestos unos con otros. Las críticas deben surgir desde el deseo de ayudar.
2.- Conceden importancia tanto a la forma en que sus miembros trabajan juntos como a la tarea en la que se tienen que centrar. Los resultados son importantes ya que son su razón de ser, pero tienen la capacidad de decidir la forma de alcanzarlos. El equipo considera todos los puntos de vista antes de decidir y pasar a la acción y estimula la participación y la expresión de las ideas de todos sus miembros. Los abogados del diablo son bien recibidos y analizan problemas potenciales para preparar planes de contingencia para hacerles frente si éstos se presentan. Procuran estar alerta y preparados para no ser sorprendidos.
3.- Establecen prioridades en la carga de trabajo para que sus miembros puedan trabajar de forma responsable. Equilibran su deseo de responder afirmativamente a las peticiones que se les hacen  con la realidad de los recursos de los que disponen. Son conscientes de que tienen que responder eficientemente de la utilización de todos los valiosos recursos que se les han asignado.
Antes de aceptar un trabajo valoran de forma realista su capacidad de asumirlo. Evitan encontrarse en una situación de sobrecarga de trabajo que pueda conducir al burnout y les haga ineficaces.
No dejan que las nuevas prioridades eclipsen los compromisos previos. Sólo redefinen sus prioridades cuando es estrictamente necesario. Cuando tienen que rechazar alguna propuesta se ocupan de facilitar alternativas que permitan alcanzar los resultados por otros caminos.
4.- Las decisiones se toman respetando la diversidad de experiencias y de enfoques del equipo. Se respetan los conocimientos y la experiencia de todos sus miembros y no se desprecian. La opinión de los recién llegados es bienvenida porque aportan ideas que los demás, con ideas más asentadas sobre los temas,  pueden no percibir. Hacen las preguntas “idiotas” que sólo aquellos que no son expertos pueden hacer y que en ocasiones son las más necesarias. Al participar en a toma de decisiones todos sus miembros se comprometen más con los proyectos.
5.- Fomentan un debate sano antes de decidir una línea de acción. Los conflictos se abordan nada más surgir para evitar que se conviertan en un cáncer. Se interpretan como una parte de cualquier relación sana y se estimula que todos los miembros del equipo se muestren honestos y transparentes y puedan expresar sus sentimientos  y lo que esperan de los demás. Afrontan los conflictos con compasión, procurando evitar las ofensas y dañar la confianza. Aceptan las debilidades humanas y trabajan para alcanzar soluciones duraderas.
6.- Tienen la capacidad de equilibrar la necesidad de planificar con la de ser flexibles. Al participar sus miembros en el proceso de planificación comprenden mejor la necesidad de ser flexibles cuando surge la necesidad, siendo conscientes de lo que es verdaderamente importante y estando dispuestos a realizar elecciones inteligentes y los cambios adecuados, no los que puedan responder a evitar circunstancias desagradables o impopulares. Es el equipo y no el individuo el que toma la decisión de cambiar el rumbo y las modificaciones que son necesarias para hacer efectivo el cambio.
7.- Son eficientes tanto a corto como a largo plazo. Los resultados a corto plazo son importantes y los miembros luchan por alcanzarlos. Se centran en hacer las cosas a tiempo manteniéndose  dentro del presupuesto asignado.  Pero no sacrifican el futuro por el presente. Resuelven los problemas en el momento para poder continuar  y si se encuentran muchos obstáculos que les impiden avanzar reconsideran su estrategia para poder seguir adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada