jueves, 16 de enero de 2014

LECCIONES DE LIDERAZGO. EL PAPA FRANCISCO I






La revista norteamericana TIME elige al final de cada año el personaje  del año  para reconocer el personaje a nivel mundial que, ya sea por su influencia positiva o negativa, ha destacado más durante el año. En 2013 el galardón ha recaído en Jorge Bergoglio, actualmente el Papa Francisco I,  por la forma en que el nuevo líder de la Iglesia Católica ha sido capaz de cambiar la percepción que se tiene de la misma de una forma extraordinariamente positiva en poco tiempo. En los nueve meses que han transcurrido desde su elección ha logrado volver a captar el interés de millones de personas que habían abandonado toda esperanza en la iglesia católica y está creando un clima no  sólo de reforma sino de transformación. 

Desde su toma de posesión en el Vaticano ha urgido a la iglesia católica a no obsesionarse con las ideas de mentes estrechas y enfatizar la compasión sobre la condena al tratar asuntos complicados tales como el aborto, la contracepción o los derechos de los homosexuales. 

La respuesta del Papa a este galardón a sido la de que aunque no busca recibir honores o ser famoso si sirve para ayudar a transmitir el mensaje del amor a todos, lo aceptaba gratamente.

L.J. Rittenhouse, CEO de Rittenhouse Rankings y autora de “ Investing Between the Lines” en forbes.com del pasado 6 de enero planteaba 5 lecciones que los líderes deben aprender del Papa Francisco I, basándose en lo que los editores de TIME reconocen como la maestría que está demostrando en la utilización de herramientas del siglo XXI.
Estas son:
1.- CENTRARSE EN LA MISIÓN. El nuevo Papa ha sido capaz de elevar la misión sanadora y de apoyo a los demás de la iglesia sobre el trabajo enfocado en las políticas sobre la doctrina, Esta misión se vio claramente reforzada con la elección del nombre en honor de San Francisco de Asís, que destacó por sus acciones caritativas y al elegir como lugar de residencia en el Vaticano no el Palacio Apostólico sino unos aposentos más humildes. Los tiempos de los zapatos de Prada y de las cruces de oro han desaparecido.
2.- UTILIZAR  LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN PARA DIFUNDIR MENSAJES SIMBÓLICOS. Nada más ser elegido volvió a su modesto hotel y pagó la cuenta. Imágenes de este momento y otros en los que abraza a personas con discapacidades o lava los pies de los presos inundan internet y las redes sociales. Estas acciones muestran a un hombre viviendo auténticamente valores como la responsabilidad, la simplicidad y la compasión. Se convierte en un héroe de acción cuando repite las siguientes palabras como si fuesen un mantra: “Discute menos y haz  más”
3.- RECOLOCAR EL CONTEXTO. TIME destaca las cinco palabras que describen los esfuerzos del nuevo Papa para reajustar el contexto actual de la iglesia católica: “¿Quién soy yo para juzgar?”. Esta humildad deja un espacio abierto paraqué la rigidez de la doctrina pueda coexistir con un cambio de enfoque que pueda llegar a aquellos que están desilusionados con las estrictas normas sobre lo que se puede y no se puede hacer. 

Este nuevo camino va dirigido a servir a los necesitados. Una misión que abarca tanto la caridad como la justicia social. El Papa  dice “ Prefiero una iglesia dañada, que duela y que esté sucia por haber estado en las calles junto a quien lo necesite que una iglesia que no está sana por haber estado confinada y apegada a su propia seguridad. 

4.- MODIFICAR LAS COMPETENCIAS NECESARIAS PARA DESEMPEÑAR LOS DISTINTOS PUESTOS EN LA JERARQUÍA DE LA IGLESIA. Para lograr cambiar la cultura ha incorporado nuevos comportamientos, por ejemplo, que deben tener los obispos. Éstos deberán mostrar gentileza y delicadeza en el trato, ser pacientes y compasivos y llevar una vida sencilla y austera. Para demostrar que sus directrices eran serias suspendió de sus funciones a un obispo que había iniciado una reforma de su vivienda oficial por un coste de 42,5 millones de dólares, que incluía una bañera de 20.500$.Considera que resolver la pobreza no se debe plantear como un  acto de caridad, sino de justicia y que la iglesia por tanto no debe mirar a roma, sino a los pobres.

5.- AFRONTAR CUESTIONES CONFLICTIVAS. Los editores de time destacan el talento que tiene para empatizar y conseguir entablar conversaciones con los demás. Son  reconocidas, también, sus capacidades para hacer juicios sagaces sobre los demás y de liderar reuniones productivas. El despliegue de todas estas habilidades directivas se ha hecho evidente en su manejo de cuestiones difíciles en los últimos nueve meses, como:

a).- La corrupción en el Banco Vaticano. Se ha centrado en tomar iniciativas dirigidas a contrarrestar el lavado de dinero y en incrementar la transparencia de las finanzas vaticanas. Como ejemplo el Banco Vaticano emitió su primer informe anual, el pasado octubre, después de 71 años.

b).- El problema de los abusos sexuales. El pasado diciembre se ha creado una nueva comisión para tratar este tema que se va a centrar más en los problemas de comportamiento y personales que subyacen en el núcleo  de esta  situación, más que en los aspectos legales de la misma.

c).- La inequidad económica. En su primera exhortación apostólica, atacó la idolatría del dinero y  cuestionó las teorías económicas vigentes y se hizo eco de las preocupaciones expresadas, entre otros, por Warren Buffett y por los galardonados con los premios Nobel,  Edmund Phelps y Robert Schiller, que argumentan que el capitalismo está en peligro si ignora las necesidades de la sociedad. Opina que la iglesia debe trabajar para intentar eliminar las causas estructurales de la pobreza.

El Papa Francisco es realista. Hace honor al pasado mientras se esfuerza en rediseñar el contexto loa iglesia católica. Apoyándose en la doctrina de ésta al debatir temas conflictivos anima a sus críticos a manifestar su acuerdo o desacuerdo para poder empezar a trabajar juntos en la “urgente misión de extender la compasión”. En poco tiempo ha conseguido tener, a nivel global, un amplio grupo de seguidores dispuestos a seguir sus propuestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada