domingo, 13 de octubre de 2019

NARCISISMO, PSICOPATÍA Y LIDERAZGO


Tomas Chamorro – Premuzic en “Why so many incompetent men become leaders? (and how  to fix it), que estamos comentando, plantea que entre la  serie de causas por las que los líderes son incompetentes destacan especialmente, además del  EXCESO DE CONFIANZA EN SÍ MISMOS, que ya hemos comentado, dos rasgos tóxicos ligados a la personalidad: el narcisismo y la psicopatía.
Se centra en estas dos características de la personalidad porque ambas se dan con más frecuencia en los líderes que en la población normal y porque estas tendencias contraproducentes y no deseables suelen coexistir y encontrarse enmascaradas por rasgos aparentemente atractivos. Pueden resultar fascinantes porque simultáneamente pueden ayudar a los líderes a nivel individual a que avancen en sus carreras al tiempo que dañan a las personas y a las organizaciones que lideran.  Estos líderes no son siempre incompetentes pero resultan generalmente destructivos con el tiempo.
Diversos estudios señalan que el porcentaje de psicopatía en roles ejecutivos altos se encuentra entre el 4 y el 20% , mientras en la población general es del 1%. En el caso del narcisismo sería del 5% de prevalencia entre los directivos y el 1% en la población normal.
Ambos rasgos son más frecuentes en hombres que en mujeres. Por ejemplo los índices de narcisismo clínico suelen ser un 40%  más altos en hombres que en mujeres y de psicopatía son tres veces más frecuentes en hombres que en mujeres.
2.- NARCISISMO
Primariamente el narcisismo implica que la persona tiene un sentido irreal de superioridad y grandiosidad en relación con su persona, manifestado en forma de vanidad, autoadmiración y delirios sobre su propio talento. Pero por debajo de este aparente complejo  de superioridad con frecuencia se encuentra un concepto de sí mismo inestable: al ser su autoestima alta pero frágil con frecuencia tienen un ansia excesiva de validación y reconocimiento de los demás.
Los narcisistas tienden a estar centrados en sí mismos por lo que no están muy interesados en los demás y tienen déficit de empatía. Por esta razón no suelen mostrar una genuina consideración por el resto de personas, sólo por ellos mismos.
Otro elemento que los define es que sienten que tienen derecho a niveles altos de privilegios por lo que se comportan como si mereciesen ciertas prebendas o disfrutar de un estatus más elevados que el resto de sus compañeros y actúan de forma condescendiente ante los demás.
Entre las razones por las que el autor ha encontrado que los narcisistas suelen ocupar con frecuencia puestos de liderazgo destacan:
a).- La percepción de que los narcisistas tienen algunas cualidades positivas como por ejemplo mayores niveles de creatividad. Pero la realidad muestra que no son más creativos sino que si saben vender sus ideas a los demás mejor.
b).- Los narcisistas suelen emplear mucho tiempo en cuidar su imagen. Son maestros en la gestión de las impresiones para poder seducir a los demás al presentarse como atractivos y seguros de sí mismos.
c).- Los narcisistas al estar más orientados hacia el estatus valoran el poder y el logro más que las demás personas, por lo que no les suelen interesar los trabajos más convencionales o el ser simples empleados.
d).- Las tendencias de ciertas organizaciones hacia glorificar los líderes heroicos y visionarios ya que nadie puede competir con los narcisistas a la hora de formular y vender visiones pomposas y grandiosas.
e).- Las estrategias de algunas organizaciones para atraer a profesionales hacia los roles directivos basadas en la oferta de lucrativas remuneraciones, cargos con nombres muy llamativos y en la consideración del liderazgo como la muestra más destacada de triunfo profesional ocasionan que muchos narcisistas terminen ocupando los puestos de alta dirección.
Las organizaciones lideradas por narcisistas se enfrentan a dos problemas principales:
A).- Los aparentes beneficios del narcisismo desaparecen en tiempos difíciles y complejos.
B).- Muchos de los líderes muestran un exceso de narcisismo y como hemos visto son hombres.
Un meta- análisis reciente de 335 estudios en los que participaban casi medio millón de individuos de edades comprendidas entre los 8 y 55 años mostraba que las diferencias de género en relación al narcisismo  se encuentran entre las más marcadas y elevadas encontradas para un rasgo de personalidad.
Dos teorías parecen ofrecer respuestas a la pregunta de por qué los hombres son más narcisistas. Por un lado desde una perspectiva evolutiva se puede esperar que los hombres sean más narcisistas porque la selección sexual favorece la dominación, la competitividad y la búsqueda de estatus. Desde un enfoque cultural si los hombres han ocupado históricamente puestos de mayor poder y más deseados en la sociedad es de esperar que como resultado sean más asertivos y sientan que tienen derecho a más privilegios.
Diversos estudios sugieren que las diferencias de género en relación con el narcisismo están declinando en las últimas décadas, fundamentalmente porque las mujeres se están convirtiendo en más narcisistas y no porque los hombres lo vayan siendo menos. Este cambio confirma los riesgos de fomentar el que las mujeres actúen más como los hombres si quieren ascender en el escalafón en las organizaciones ya que les estamos invitando a que fortalezcan un modelo de liderazgo problemático y a incrementar en lugar de reducir los ratios de incompetencia actuales.
Los narcisistas pueden encantar en un inicio a los demás pero estas primeras impresiones se agotan enseguida y como consecuencia tienen dificultades para mantener relaciones a largo plazo.
Chamorro recomienda que las organizaciones minimicen el número de narcisistas en roles de liderazgo por tres razones principales:
a).- Los narcisistas tienen una mayor tendencia a presentar comportamientos contraproducentes y antisociales en el trabajo tales como bullying, engaños y acoso. Como estas conductas tóxicas son contagiosas sus equipos y organizaciones pueden terminar involucrándose, también, en actividades poco éticas y destructivas.
b).- Aunque los narcisistas generalmente tienen un desempeño bueno inmediatamente después de su promoción a un puesto de liderazgo este periodo de “luna de miel” suele continuarse por una fase más oscura ya que a pesar de la atracción inicial que suele producir sus grandes visiones suelen tener problemas con la ejecución para llegar a alcanzarlas. Esto ocurre en parte porque su ensimismamiento en sí mismos limita su capacidad de enganchar a los demás y tienen dificultades para lograr que sus colaboradores se comprometan para convertir sus ambiciosos planes en realidades concretas. Estos déficits interpersonales impiden que los líderes narcisistas creen y mantengan equipos y organizaciones de alto rendimiento y se terminan convirtiendo en el mejor de los casos en lobos solitarios o en parásitos en el peor.
c).- El narcisismo de una persona cambia poco con el tiempo por lo que no se puede esperar que su comportamiento mejore. Los líderes narcisistas se muestran  más reacios al coaching porque muestran resistencias ante el feedback negativo. Suelen culpabilizar rápidamente   a los demás por sus propios errores y se apropian de los logros de los demás. En el caso raro en que presten atención a un feedback negativo suelen responder con agresividad y represalias en lugar de utilizarlo para mejorar. Para empeorar la situación estas tendencias se exacerban por la naturaleza impulsiva de los narcisistas ya que por su escaso autocontrol tienen dificultades para mantener cualquier iniciativa de desarrollo o auto mejora.
3.- PSICOPATÍA
A diferencia de lo que ocurre con el narcisismo que es un rasgo que está muy extendido la psicopatía es rara pero ejerce una gran fascinación debido al grado desproporcionado en el que parece que los psicópatas triunfan. Robert Hare, pionero en el campo de la psicología criminal y coautor del libro “Snakes in Suits”  mantiene que “no todos los psicópatas están en prisión, muchos están en los consejos de administración de las empresas. En un estudio suyo señala que existen tres veces más psicópatas en roles de gestión que entre la población general. Más recientemente otra investigación en corporaciones norteamericanas muestra cifras mucho más elevadas: 1 de cada cinco directivos poseerían estos rasgos.


Las características más destacables de los psicópatas serían:
a).- En primer lugar la ausencia de cualquier inhibición moral, que en un extremo se manifiesta en forma  de fuertes tendencias antisociales y en un interés elevado por romper las reglas aunque solo sea por el deseo de hacerlo. Y cuando lo hacen no sienten ningún remordimiento o sentimiento de culpa y de evitar repetir la acción.
b).- Las personas con estas tendencias también tienen tendencia a realizar comportamientos de riesgo a nivel personal como el abuso de alcohol o drogas. Buscan emociones y su preocupación reducida por el riesgo puede ponerles a ellos y a los demás en peligro.
c).- Otro rasgo que les define es la ausencia de empatía. No les importa nada lo que los demás piensen o sientan aunque son capaces de entender sus sentimientos. Como resultado suelen ser conocidos por su actitud fría y esta carencia es probablemente una de las causas más importantes por las que carecen de restricciones morales ya que es más complicado comportarse de forma prosocial si no te importan las personas.
d).- Su apariencia de encantadores y carismáticos. Una gran cantidad de psicópatas tienen la capacidad de ser percibidos como carismáticos (atractivos y magnéticos).
Chamorro destaca que aunque los psicópatas consigan llegar a ser líderes gracias a su carisma, una vez que desempeñan los roles de liderazgo normalmente van a ser menos capaces de inspirar o influir en sus subordinados. Estos líderes suelen operar de forma pasiva y no realizan tareas de gestión básicas como evaluar el desempeño, dar feedback adecuado o reconocer el trabajo de sus colaboradores por lo que suelen ser incompetentes como líderes.
Los psicópatas, en general, tienden a tener un mal desempeño debido fundamentalmente a su falta de diligencia, a su desprecio por los procesos y por mantener los compromisos en el tiempo adecuado y por su incapacidad para asumir responsabilidades. Esta relación entre psicopatía y conductas problemáticas en el trabajo se debilita en los niveles más altos de las organizaciones. Este hecho puede ser debido a que los líderes más seniors son capaces de inhibir mejor sus tendencias destructivas o a que las personas poderosas tienen más facilidad para que sus conductas malas no sean detectadas.
Cuando un psicópata lidera va a crear culturas tóxicas  que van a incubar a nuevos líderes tóxicos  que van a florecer en esos entornos contaminados.


1 comentario:

  1. Muy interesante. Habría que ver porque a nivel social y en las organizaciones las persona empáticas y asertivas son vistas como " débiles". Nunca he entendido como llaman tener carácter al que tiene mal carácter.

    ResponderEliminar